Saltar al contenido

Trastorno de pánico y fobia social

Última actualización el 24 octubre, 2019

El trastorno de pánico y fobia social , también conocido como trastorno de ansiedad social’, se caracteriza por un miedo y ansiedad acusados y persistentes que interfieren de forma importante en la vida de la población que la padece, según fuentes del Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Hasta hora, existía cierto consenso sobre la existencia de dos subtipos de este trastorno, la fobia social generalizada y la no generalizada, pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Elche y la Universidad de Murcia (UMU) acaba de presentar una clasificación inédita con cuatro subtipos de fobia social que se dan en la adolescencia.
El estudio ha sido dirigido por los investigadores principales del grupo de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la UMU, José Olivares, y del investigador de la Universidad Miguel Hernández de Elche, José Antonio Piqueras.

Los estudios indican que entre un tres y un 13% de la población «puede sufrir a lo largo de su vida fobia social, presentándose con igual frecuencia en hombres y mujeres», mientras que «habitualmente comienza en la adolescencia o antes de los 25 años».

Esta timidez «exagerada» aparece «ante una gran variedad de situaciones sociales, como ir a fiestas, participar en actividades o equipos deportivos, usar baños públicos y hablar ante figuras de autoridad, como por ejemplo profesores, y los pacientes experimentan una preocupación constante a que los demás les juzguen negativamente». En este sentido, Piqueras explicó que «la diversidad de situaciones y síntomas de este trastorno ha generado un gran interés en la comunidad científica en relación con la necesidad de diferenciar los distintos aspectos del desorden. Dicho interés se ha centrado especialmente en la utilidad de clasificar la fobia social en distintos subtipos o clases».

Así, añadió que la mayoría de los estudios se fundamenta con muestras en personas adultas, por lo que este trabajo es «uno de los pocos existentes en el ámbito internacional y, posiblemente, el primero de estas características realizado en España sobre población infantil y adolescente teniendo como objetivo principal la mejora del pronóstico y la selección de los tratamientos específicos más eficaces según el subtipo de fobia social».

Los resultados mostraron dos factores o subtipos de fobia social que se podrían categorizar como ‘ansiedad de interacción’, que se correspondió con el miedo a relacionarse o a interaccionar con otros; y ‘ansiedad de actuación’, o miedo a ser observado por otros en cualquier situación social.

Mientras, el análisis de clusters reveló cuatro subtipos a partir de los dos tipos de fobia social, una fobia social específica, fobia social levemente generalizada, fobia social moderadamente generalizada y fobia social gravemente generalizada.

 

Este estudio supuso  un apoyo inicial a una nueva forma de diferenciar los subtipos de la fobia social, la cual se muestra conceptualmente clara y científicamente respaldada y, sobre todo, clínicamente relevante, que según Piqueras «contribuye a mejorar el pronóstico del curso del trastorno, el diseño y la selección de tratamientos específicos para el trastorno de pánico y  fobia social.

Si este artículo te ha sido de utilidad,  compártelo con tus contactos en Facebook y Twitter.