Saltar al contenido

Efectivo tratamiento para combatir la ansiedad cognitiva

Última actualización el 24 octubre, 2019

La ansiedad cognitiva es aquel padecimiento que se caracteriza por unificar un conjunto de pensamientos  negativos, angustiosos y obsesivos que habitualmente afectan la concentración y el rendimiento de quien los posee. En la presente entrega, presentamos un eficaz tratamiento para combatir y o combatir este tipo de ansiedad. Hoy: tratamiento para la ansiedad cognitiva.

¿QUE ES LA TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL?

 El tratamiento cognitivo conductual es breve y focalizado. Se orienta a aprender nuevas habilidades para enfrentar las situaciones ansiógenas (adquisición de conductas más hábiles, relajación, cuestionamiento de pensamientos negativos). Explicamos con más detalle este enfoque en los siguientes párrafos.

 

1. ADQUISICION DE HABILIDADES

 Aplicamos una estrategia para que el paciente aprenda nuevas habilidades de acuerdo a sus particulares dificultades (habilidades sociales para comunicarse o resolver conflictos, técnicas de relajación y respiración, habilidades cognitivas, habilidades de resolución de problemas, etc.). Utilizamos diversos recursos: dividir el aprendizaje en pasos graduales, practicar las conductas mediante role-plays, proponer ejemplos y modelos, entrenarse para corregir errores, focalizando los problemas de manera puntual. A medida que el paciente incrementa sus habilidades, disminuye su malestar, decrecen sus miedos, su impotencia y su desesperanza.

 2. ESQUEMAS INTERPERSONALES: IDENTIFICACION, EXPLICITACION, CUESTIONAMIENTO Y DESMENTIDA EXPERIENCIAL

 En los casos de patrones de comunicación disfuncionales, la terapia cognitivo-conductual busca identificar y explicitar los esquemas interpersonales (patrones estables que determinan cómo actuar en los vínculos y cómo interpretar la conducta del otro). Una vez que los identifica, desarrolla habilidades cognitivas para cuestionarlos y buscar alternativas, y genera las experiencias interpersonales correctivas que puedan desmentirlos.

 3. HABILIDADES PARA ENFRENTAR LAS SITUACIONES TEMIDAS

 En los trastornos de ansiedad encontramos conductas de evitación que incapacitan al paciente (quien deja de hacer cosas que otros pueden hacer) y mantienen su trastorno (ya que el alivio de escapar refuerza la conducta de escape, y a la vez le impide experimentar que el estímulo no es peligroso, experiencia que eliminaría la respuesta de ansiedad).

 4. GENERALIZACION, PREVENCION DE RECAIDAS, SEGUIMIENTO

 En la terapia cognitivo-conductual se busca que el tratamiento no se cronifique y que no se cree una dependencia con el terapeuta.

Cuando se solucionan los problemas por los cuales el paciente acudió a terapia, se busca generalizar los resultados (que el paciente pueda aplicar lo que aprendió a otras áreas) y prevenir recaídas (se anticipan situaciones problemáticas futuras y se trabajan recursos para enfrentarlas).

En este punto, si el paciente desea trabajar otros temas se replantean los objetivos del tratamiento, y si desea concluir se da por terminada la terapia, dejando abierta la posibilidad de que vuelva después de unos meses para chequear y repasar los recursos adquiridos, o cada vez que tenga otros problemas que desee abordar.

Además del tratamiento para la ansiedad cognitiva al que nos hemos referido, existen otro tipo de recomendaciones para las personas que sufren de este mal: se sugieren todo tipo de actividades físicas recreativas como ser la natación, el yoga, el baile o la caminata simple, siempre y cuando no sean en calidad de competencia. Si le interesó este artículo compártalo con sus amistades en Facebook.