Saltar al contenido

El mercado negro de ansiolíticos y benzodiazepinas: Un problema en crecimiento.

Última actualización el 24 octubre, 2019

La desviación de las drogas de prescripcion, como ansiolíticos y benzodiazepinas de su cadena de transporte y distribución adecuada es un serio problema para la salud, y discutiblemente un problema grave semejante al del narcotráfico más tradicional de drogas ilegales como la cocaína o la heroína.

Un técnico de farmacia de Old Saybrook quien admitió que robó cerca de 5.000analgésicos y pastillas contra la ansiedad en el trabajo y las vendió para pagar sus cuentas fue arrestado la semana pasada por las autoridades federales.
Dos días después, dos auxiliares de oficina de las mujeres que trabajaban para un médico de Nueva Londres fueron acusados ??de manera fraudulenta adquisición y distribución de medicamentos con receta.

Y a principios de este año, un médico que se practica en Old Saybrook fue acusado de 47 cargos por delitos graves relacionados con la prescripción y la venta ilegal de drogas. Adictos llamó a Scott Houghton «The Candy Man», ya quecon tanta facilidad los medicamentos prescritos que buscaban, según documentos judiciales.

La distribución ilegal de medicamentos recetados es un problema importante, yhay indicios de que está empeorando, de acuerdo con EE.UU. Connecticutabogado David B. Fein. La semana pasada, anunció la creación de la operacióndel equipo Pharm, que comprende federales, estatales y locales de aplicación de la ley y las autoridades reguladoras, para combatir el uso indebido demedicamentos recetados.
«Desvío de medicamentos recetados y el abuso es un problema importante enConnecticut y en Nueva Inglaterra»

El problema, que como vemos, está en crecimiento, nos alerta sobre las posibles consecuencias a nivel social de la existencia y la mala disposición de ansiolíticos y benzodiazepinas. El desarrollo de desviaciones de la cadena de distribución acostumbrada y la creación de un mercado negro en el cual pueden conseguirse este tipo de medicamentos en cantidades mayores a las acostumbradas y sin ningún tipo de prescripción médica, así como la naturaleza adictiva de estas sustancias, exponen a las personas que acceden a estos mercados negros, a cometer excesos en el consumo de estos psicofármacos.