Saltar al contenido

El yoga como tratamiento para la ansiedad generalizada

Última actualización el 24 octubre, 2019

Muchas personas que sufren de ansiedad generalizada acuden a diversas técnicas y tratamientos para lograr sobrellevar este trastorno.  Actualmente hay un gran auge en la práctica del yoga, y aquellos que lo utilizan dicen obtener excelentes resultados.  Pero, ¿en qué consisten estos ejercicios? ¿Por qué son tan eficaces?  Te invitamos a leer el siguiente artículo con el que entenderás un poco mas en qué consiste el yoga como tratamiento para la ansiedad generalizada.

El papel del Yoga

El Yoga por medio de sus técnicas y de la regularidad y constancia en la práctica puede ayudar enormemente y, en algunos casos, curar totalmente estas afecciones de origen psicosomático, relajando el sistema nervioso y reeducando las respuestas automáticas del organismo al estrés y ansiedad.
Siempre es recomendable la práctica con la guía de una persona cualificada.
Complementa perfectamente cualquier tipo de tratamiento, y puede servir de gran ayuda para reestablecer la armonía interior.

Técnicas utilizadas para el control del estrés y la ansiedad:

Pranayama o Control de la energía vital por medio de la respiración

Diversas prácticas de respiración guiadas por un experto en el tema, conducen rápidamente a armonizar el sistema nervioso, relajándolo profundamente.
Mencionaremos la respiración abdominal como una técnica de las mas sencillas pero poderosas de enorme utilidad para la persona afectada de estrés o ansiedad:

Respiración abdominal

Consiste en una reeducación respiratoria, fomentando la respiración diafragmática. La técnica adecuada es lograr una respiración abdominal lenta y regular.
Se efectúa en la postura de relajación o savasana (nombre sánscrito).
Unos pocos minutos de esta práctica correctamente efectuada son suficientes para equilibrar el sistema nervioso, calmando y relajando los estados emocionales disfóricos y reduciendo los efectos nocivos del estrés sostenido en el organismo.

Relajación Consciente y Profunda

Consiste en un entrenamiento progresivo de la mente en la relajación muscular consciente y profunda. Se incorpora con la práctica el hábito de permanecer relajado ante situaciones de conflicto, respondiendo de una manera efectiva, y adaptada a la situación. Se efectúa en la postura de relajación o savasana y en combinación con la respiración abdominal.
Por otro lado su práctica regular lleva a un nuevo despertar de la consciencia, la mente se vuelve positiva y clara en su pensar habitual.
Elimina los efectos nocivos sobre el organismo del estrés y la ansiedad sostenidos, disminuyéndolos considerablemente. Permite reencontrarse con la salud y con la paz y armonía interior.
Se basa en profundos efectos a nivel psico-fisiológico avalados por las disciplinas científicas y muy utilizado en diversas psicoterapias.

Meditación

Si bien la meditación apunta a un objetivo diferente del específico a este tópico particular (ver sección meditación), resulta sumamente positiva su práctica para las personas que padecen de estados de estrés y ansiedad, pues calma la mente, reestablece la armonía psico- físico-social de la persona. Fomenta los procesos de rejuvenecimiento de los tejidos del cuerpo y relaja de forma profunda y duradera el sistema nervioso en su conjunto, liberándolo progresivamente de los síntomas debidos al estrés y ansiedad sostenidos en el tiempo.
Por último mencionaremos que la práctica de la meditación ayuda a un progresivo establecimiento de relaciones positivas con el otro, no basadas en la dependencia neurótica, generando un clima social de armonía en el entorno.

¿Te ha interesado este artículo sobre el yoga como tratamiento para la ansiedad generalizada?  Puedes dejarnos tus comentarios o compartirlos en las redes sociales para ayudar a otras personas que lo puedan necesitar.