Saltar al contenido

¿En qué consiste el “Síndrome de abstinencia a las benzodiacepinas”?

Última actualización el 24 octubre, 2019

Las benzodicepinas son los medicamentos psicotrópicos más utilizados en el tratamiento contra la ansiedad (en casi todas sus manifestaciones) a nivel mundial. Aunque estos fármacos demuestran una tolerancia funcional, esta carece de magnitud en el ámbito clínico. Sin embargo, también es sabido que la dependencia a las Benzodiacepinas es muy fuerte, más aún cuando se genera su discontinuación.

El Síndrome de abstinencia a las benzodiazepinas es el conjunto de síntomas que aparecen cuando una persona que ha tomado benzodiazepinas a largo plazo y ha desarrollado la dependencia a benzodiazepinas deja de tomarlas o sufre una reducción de la dosis.

Esto en casos severos puede poner en peligro la vida, lo que es más probable cuanto más abrupta o rápida haya sido la interrupción.

El síndrome de abstinencia a las benzodiazepinas puede ser reducido al mínimo en la intensidad y la gravedad trasuna lenta reducción gradual de la dosis. [6] La retirada de las benzodiazepinas es generalmente beneficiosa debido a los efectos adversos asociados con el uso a largo plazo de las benzodiacepinas.

Mecanismos del Síndrome de abstinencia a las benzodiazepinas

La exposición crónica a las benzodiacepinas causa adaptaciones físicas en el cerebro que contrarrestan los efectos de la droga. Esto se conoce como tolerancia y dependencia física.

Cuando el medicamento se quita o sufre una reducción de la dosis en un individuo físicamente dependiente de las benzodiacepinas, numerosos síntomas de abstinencia física y psicológica pueden aparecer y subsistirán hasta que el cuerpo invierte la dependencia física haciendo adaptaciones al medio ambiente libre de drogas y por lo tanto la devolución del cerebro a la función normal.

En general, cuanto mayor es la dosis y tiempo que una benzodiacepina es utilizada los síntomas más severos probablemente ocurran con la retirada; mas si esta fue brusca.

La dependencia fisiológica a las benzodiacepinas y su subsiguiente síndrome de discontinuación se da en directa proporción con la cantidad consumida anteriormente. Asimismo, se comprobó científicamente que ésta razón no es la única influyente, sino que existen otros factores tales como duración del tratamiento y características particulares del paciente.