Saltar al contenido

La medicación no cura la ansiedad

Última actualización el 7 julio, 2022

La ansiedad es un trastorno de tipo emocional al que todas las personas están expuestas, sin importar la edad, el género o el nivel social, pues prácticamente todos, por diferentes circunstancias nos encontramos sometidos a diferentes de niveles de estrés, ya sea por cuestiones familiares o laborales.

Existen diversos tipos de tratamientos para la ansiedad, sin embargo no todos pueden ofrecer los mismos resultados, en específico aquellos que involucran el uso de fármacos, pues cada cuerpo es diferente y reacciona distinto a los medicamentos, aunque es muy importante aclarar que ninguna píldora puede curar por sí sola la ansiedad, ya que se requiere de un proceso terapéutico que busca fortalecer emocionalmente al paciente.

Consecuencias de tomar psicofármacos

La medicación para tratar la ansiedad sólo puede ser empleada por psiquiatras o médicos especializados y debe estar siempre bajo supervisión, pues existen estudios clínicos que demuestran que no en todas las personas se generan los mismos efectos, ya que hay casos en donde los malestares emocionales se agudizan y sumergen al paciente en un estado anímico depresivo.

La principal intención de los médicos al prescribir ansiolíticos es reducir los síntomas físicos de la ansiedad, como la sudoración de manos, temblor del cuerpo, respiración agitada e incremento del ritmo cardíaco y una vez que consiguen calmar al paciente no abordan a profundidad el problema que realmente lo aqueja.

El cuerpo reacciona a los químicos, sin embargo, la mente e se mantiene inquieta, lo que puede llevar a generar trastornos más severos, incluso una dependencia a las sustancias que proporcionan el falso bienestar, ya que el paciente busca a como dé lugar sentirse bien, aunque sea eliminando las sensaciones negativas de su cuerpo, pero al bloquear aquello que le molesta sólo crea un efecto como el de una bola de nieve, en el que entre más tiempo pase más va creciendo porque no se ha atendido de manera correcta.

En el caso de los antidepresivos este tipo de medicamento altera los químicos cerebrales desde la primera dosis afectando la percepción real del entorno, es por ello que muchas personas que consumen Prozac, el medicamento por excelencia de este tipo, consideran que sus vidas son felices a partir del consumo de la pastilla, pero cuando no la toman, su perspectiva se hace más compleja y perciben el ambiente que los rodea como algo lúgubre.

Lo ideal para tratar la ansiedad no es el uso de medicamentos que nos expongan a situaciones más complejas, sino que aprendamos a controlar nuestras emociones reforzando nuestra autoestima, pero sobre todo con la firma idea de que siempre podremos salir victoriosos sin importar la circunstancia que nos aqueje.