Saltar al contenido

Los tratamientos psicológicos para el trastorno de pánico

Última actualización el 24 octubre, 2019

El trastorno de pánico se transformó en una frase común, que estamos acostumbrados a escuchar a diario.  Palpitaciones, dificultad para respirar, miedo a morir o a volverse locos, son algunos de los síntomas que aparecen cuando atravesamos una crisis de pánico, y que si persisten en el tiempo, pueden transformarse en un trastorno que nos dificulte la realización de nuestras actividades.  Según los especialistas, este problema no se soluciona por el mero paso del tiempo, sino que hay que hacer algo con él.  Por suerte y gracias a los avances científicos, hoy podemos hablar de tratamientos psicológicos para el trastorno de pánico.  En este artículo hablaremos de ellos.

La Conferencia para el Desarrollo del Consenso de los Institutos Nacionales de Salud, realizada en 1991 en los EE.UU. de N.A, determinó la existencia de dos tratamientos eficaces para el tratamiento de los trastornos de pánico: Las psicoterapias cognitivas y la farmacoterapia. Pero solamente las terapias cognitivas han logrado curas definitivas (que no hayan recaídas).

Las psicoterapias presentan las siguientes ventajas sobre la farmacoterapia:

  • Las psicoterapias generan menor tasa de deterioro de actividad, menos factores de riesgo, ningún efecto secundario.

  • Las psicoterapias son menos costosas que la medicación y se desarrollan en muy pocas sesiones.

  • La medicación, al reducir las señales, hace más difícil el tratamiento psicológico, perpetuando el trastorno, generalmente por años y, a veces, por toda la vida.

  • La medicación frecuentemente genera síntomas de abstinencia y además muy frecuentemente se genera una dependencia psicológica que luego dificulta su abandono.

  • Luego de finalizado el tratamiento, el resultado final observado a largo plazo ha sido mejor con las psicoterapias cognitivas (teniendo en cuenta, por ejemplo, las tasas de recaída).

El tratamiento cognitivo conductual ha demostrado ser muy breve y con elevado porcentaje de éxito. Si los pacientes no se medican, si no tienen otros trastornos psicológicos asociados y/o problemas médicos, y si realizan todo el tratamiento que se les indica, puede esperarse casi un 100% de resultados exitosos en MUY POCO TIEMPO. 

Generalmente los ataques desaparecen en dos o tres sesiones y todo el tratamiento suele durar dos o tres meses.

Sin embargo algunas precauciones son necesarias:

 Algunos trastornos médicos (y, aveces, ciertas medicaciones) pueden causar uno o varios de los síntomas de ansiedad y pueden también producir la ansiedad. Por eso, un control y diagnóstico médico es imprescindible antes de diagnosticar un trastorno de pánico o simplemente ansiedad. Una adecuada y completa revisión médica puede evitar las peligrosas consecuencias de ignorar un trastorno físico. Pero también la búsqueda exclusiva de un trastorno físico en casos de trastornos ansiedad resulta obviamente ineficaz y empeora la situación.  Por eso, un adecuado diagnóstico es de vital importancia en estos casos.

¿Te ha resultado interesante este artículo sobre tratamientos para el trastorno de pánico? Puedes dejarnos tu comentario y compartirlo en las redes sociales para que otra persona que lo esté necesitando acceda a él.

Paula.