Saltar al contenido

Nueva tecnologia: Tratamiento virtual para la fobia a volar

Última actualización el 8 julio, 2022

¿Has oído hablar del tratamiento virtual para la fobia a volar?

Te ponen unas gafas como las que salen en las películas, empiezas a ver imágenes de las situaciones que te dan miedo y un psicólogo te guía aplicando técnicas de relajación.

Mira varios segundos la imagen de la ventana de avión que tienes a la derecha.

¿Te produce ansiedad mirarla?

Si es así, necesitas un tratamiento psicológico para eliminar tu miedo irracional a volar. Si no te produce ansiedad mirarla pero eres incapaz de subirte a un avión, también lo necesitas.

Tras varios años de trabajo, el simulador creado por la firma vasca cuenta ya con más de 90 escenarios virtuales que cubren todo el periodo relativo al proceso del vuelo realizado por las personas que padecen de este tipo de enfermedad. «Abarca desde que hace la maleta en su casa, llega al aeropuerto, pasa por el arco de control, embarque y se sienta en el avión; cumpliendo de esta manera con cada una de las fases descritas en estas terapias», detalla el responsable.

El tratamiento virtual comienza cuando el paciente accede al despacho de su terapeuta y se sienta en el diván. En este momento, el profesional le muestra una pantalla «neutra de color azul» orientada a facilitar una actitud «más relajada del paciente». Una vez se le prepara en unas condiciones de mayor tranquilidad, se inicia el tratamiento con la colocación de unas gafas 3D facilitadas al paciente, mediante las cuales se le presentan cada una de las escenas virtuales preparadas. «De este modo, se imagina que está entrenado en el aeropuerto; pero no debe hacer ningún esfuerzo porque se le sitúa en un escenario muy cercano a la realidad».

VirtualRet mide a partir de este momento cada «uno de los niveles de ansiedad» a través de una terapia de aproximación. Así, cada secuencia programada refleja estos niveles de inquietud y ansiedad con el objetivo de que el paciente pueda «superar progresivamente estos niveles en función de su aparición en las imágenes secuenciadas», describe.

El terapeuta puede beneficiarse de esta herramienta porque recibe informes que recogen el estado de los niveles de ansiedad, el tiempo dedicado a la inmersión virtual por el paciente y variables ambientales introducidas por el propio psicólogo en el simulador.

«La idea es que pueda disponer de una aplicación asequible en cuanto a precio y fácil uso para incorporarla a sus terapias».

Entre las ventajas que ofrece este pionero sistema de inmersión es que el propio paciente «no debe imaginarse cada escena», lo que contribuye, en palabras del experto a «aumentar su motivación y adhesión» a la terapia planteada por el terapeuta. «Es una novedad tecnológica que le llama la atención y le anima a seguir con el tratamiento».

Un atractivo que permite a los profesionales que se dedican a estas fobias a contar con una herramienta que minimiza las tasas de abandonos habituales en estos casos. «Se rebaja a un 20%, mientras que una terapia convencional alcanza hasta un 50%. La realidad virtual favorece la seguridad del paciente porque evita una exposición real al miedo con un viaje virtual», concluye.

Puede que este tratamiento virtual para la fobia a volar sea efectivo pero si lo piensas, tu puedes cerrar los ojos e imaginar esas situaciones y trabajar con tus reacciones físicas y emocionales. Vale, motiva más ponerte las gafas virtuales pero los humanos tenemos una capacidad extraordinaria para crear imágenes y películas en nuestra mente para sentirnos de una manera u otra. ¿Por qué no aprovechar también este recurso? Por ejemplo, la televisión ha atrofiado nuestra capacidad de crear imágenes porque desde hace décadas la tele ya las crea por nosotros (por eso leer es tan saludable porque hace que creemos imágenes internas). Con esto queremos decir que la herramienta virtual puede ser muy útil pero tu ya tienes esa «capacidad virtual» dentro de ti y lo más importante es que aprendas a usarla para controlar tus miedos.