Saltar al contenido

Por qué no son recomendables los medicamentos para la ansiedad

Última actualización el 8 julio, 2022

La ansiedad es un trastorno que puede afectar a cualquier persona, incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que este padecimiento emocional va en aumento, pues se estima que tan sólo en Estados Unidos 18 millones de personas han experimentado un ataque de ansiedad en su vida.
Este trastorno puede ser tratado desde diferentes perspectivas, sin embargo, algunos médicos se empeñan en prescribir fármacos, que si bien alivian los síntomas físicos no precisamente son una solución de raíz, ya que enmascaran el problema.

Un buen motivo para decir no

Existen diferentes tipos de medicamentos para la ansiedad, algunos son relajantes musculares que durante la crisis funcionan como un tranquilizante, el cuerpo experimenta el efecto de una droga, lo que en algunos casos puede provocar una adicción, ya que esos fármacos son derivados del opio, por lo que su administración debe ser bajo un estricto control.
Hay otros medicamentos que provocan sueño, entonces el paciente pasa de un estado alterado como es la ansiedad a un letargo prolongado, en donde siente que sus capacidades cognitivas se reducen y hasta percibe una falta de concentración, lo que más que solucionar el problema lo agrava.
Los supuestos medicamentos de nueva generación que no crean adicción ni causan sueño también deben ser vigilados, ya que el paciente puede pensar que es la cura para su problema y cada vez que experimenta un síntoma de ansiedad piensa en consumir el medicamento, pues erróneamente cree que será la solución.

El autocontrol y la seguridad

La mejor forma de sobreponerse a los ataques de pánico está en la confianza que se sienta sobre sí mismo, pues si aprendemos a enfrentar todo aquello que nos provoca ansiedad podemos vencer este trastorno.
Es muy importante recobrar la confianza en sí mismo, saber que el miedo es sólo eso y que la magnitud del problema dependerá de nosotros y la seguridad que sintamos para derrotar la ansiedad.