Saltar al contenido

Posibles tratamientos para la ansiedad generalizada

Última actualización el 24 octubre, 2019

Ya hemos hablado de los síntomas y  hoy trataremos el tema del tratamiento para la ansiedad generalizada. Es bueno recordar que una buena rehabilitación de este mal no solo beneficia al paciente en la actualidad sino que también previene desórdenes a futuro.

El objetivo de la terapia es ayudarlo a desempeñarse bien durante la vida diaria. Una combinación de terapia cognitiva conductista (TCC) y medicamentos funciona mejor.

Los medicamentos son una importante parte del tratamiento. Una vez que usted empiece a tomarlos, no los suspenda súbitamente sin hablar con el médico. Los medicamentos que se pueden utilizar abarcan:

  • Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS) generalmente son la primera opción en medicamentos. Los inhibidores de la recaptación de la serotonina y norepinefrina (IRSN) son otra opción.
  • Se pueden usar otros antidepresivos y algunos anticonvulsivos para casos graves.
  • Las benzodiazepinas como alprazolam (Xanax), clonazepam (Klonopin) y lorazepam (Ativan) se pueden usar si los antidepresivos no ayudan lo suficiente con los síntomas. La dependencia prolongada de estos fármacos es una preocupación.
  • También se puede usar un medicamento llamado buspirona.

Las terapias cognitivas conductistas ayudan a entender los comportamientos y cómo controlarlos. Usted tendrá de 10 a 20 visitas durante muchas semanas. Durante la terapia, aprenderá cómo:

  • Entender y controlar puntos de vista distorsionados de estresantes en la vida, como el comportamiento de otras personas o eventos en la vida.
  • Reconocer y reemplazar los pensamientos que causan pánico y disminuir la sensación de indefensión.
  • Manejar el estrés y relajarse cuando se presenten los síntomas.
  • Evitar pensar que las preocupaciones menores se transformarán en problemas muy graves.

Evitar la cafeína, las drogas ilícitas e incluso algunos medicamentos para los resfriados también puede ayudar a reducir los síntomas.

Un estilo de vida saludable que incluya ejercicio, descanso suficiente y buena nutrición pueden ayudar a reducir el impacto de la ansiedad.

Dentro de los posibles tratamientos para la ansiedad generalizada, es interesante que se apoyen en un cambio de hábitos y en disciplinas como el yoga o la meditación. Todo dependerá de las necesidades y gustos del paciente.