Saltar al contenido

Terapia cognitivo conductual para los trastornos de ansiedad y el nerviosismo

Última actualización el 24 octubre, 2019

En la actualidad, es posible comenzar una terapia cognitivo conductual como tratamiento para la ansiedad y el nerviosismo. Cada vez más personas buscan alternativas para combatir los trastornos de ansiedad. Un tratamiento para la ansiedad y el nerviosismo debe ser supervisado y acompañado de terapia psicológica para que sea verdaderamente efectivo.

Al momento de analizar o conocer los diferentes tratamientos o métodos para resolver los problemas de ansiedad, muchos especialistas suelen coincidir en que la terapia para ansiedad de tipo cognitiva o conductual resulta un primer paso de por sí importante. Es sabido que a las personas que padecen este tipo de afecciones nerviosas les cuesta reconocer su estado, lo que entorpece la puesta en práctica de cualquier tipo de tratamiento o programa.

Ante esto la terapia para ansiedad de tipo cognitivo o conductual es una herramienta de gran utilidad para abrir la mente del paciente y hacer que este reconozca su problema para poder así comenzar a solucionarlo. Según la palabra de entendidos en este tipo de terapia para ansiedad cognitiva-conductual, esta resulta vital previo a cualquier tratamiento, ya que la parte cognitiva ayuda a las personas a cambiar los patrones de pensamiento que dan lugar a sus temores, y la parte conductual ayuda a la gente a cambiar la manera en que reacciona ante las situaciones que provocan ansiedad.

Para citar un ejemplo de la eficacia del uso de terapia para ansiedad de este tipo podemos decir que una terapia cognitiva-conductual puede ayudar a las personas que sufren de trastorno de pánico a aprender que sus ataques de pánico no son en realidad ataques cardíacos y puede ayudar a las personas con fobia social a aprender a sobreponerse a la creencia de que las demás personas las están observando y juzgando constantemente.

En conclusión podemos decir que el uso de una terapia para ansiedad permite que las personas esten listas para enfrentar sus miedos, y a partir de allí se les ofrecen técnicas de exposición para desensibilizarse a las situaciones que provocan sus ansiedades.

Antes de comenzar un tratamiento para la ansiedad y el nerviosismo debemos estar dispuestos a aceptar dicho tratamiento. Por esta razón, es fundamental el apoyo terapéutico y familiar para poder llevar adelante este tratamiento para la ansiedad y el nerviosismo exitosamente.

¿Te ha resultado útil esta información acerca del tratamiento para la ansiedad y el nerviosismo? Comparte este artículo en el muro de facebook o twitter o bien deja un comentario aquí mismo.

Melina