Saltar al contenido

Tratamiento para la ansiedad y el TOC

Última actualización el 24 octubre, 2019

Los trastornos de la ansiedad, como los obsesivo-compulsivos (TOC), constituyen uno de los padecimientos más comunes en la sociedad actual. La Facultadde Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha desarrollado un tratamiento combinado para tratarlos, que resulta muy eficaz frente a estas problemáticas.

El tratamiento para la ansiedad y el TOC, por un lado, utiliza medicación específica para disminuir los niveles de ansiedad, mientras que por otro, el paciente lleva a cabo una terapia psicológica.

«Los casos severos son atendidos por un médico psiquiatra, que orienta sus prescripciones al control de los niveles de neurotransmisores. En tanto, el terapeuta facilita al paciente estrategias para distinguir qué alternativas son saludables para aminorar su ansiedad», informó.

El enfoque cognitivo-conductual implica que los especialistas del comportamiento y de los procesos de pensamiento conjuntan estrategias y técnicas para el aprendizaje de patrones de conducta. A nivel internacional, esta fórmula presenta el más alto nivel de efectividad, con respecto a otros tratamientos.

Ansiedad y control

Los trastornos obsesivo-compulsivos (TOC) tienen dos componentes fundamentales, el primero relacionado con las ideas repetitivas y recurrentes, y el segundo, con el comportamiento, explicó.

El individuo desarrolla pensamientos falsos respecto a que si realiza ciertas actividades puede controlar su entorno, como cerrar 10 veces una puerta para aminorar el temor de que un extraño entre a su hogar, ejemplificó.

Esas actitudes se vinculan con situaciones de estrés o ansiedad, provocadas por algún evento en particular. Son consideradas un problema de salud mental; el sujeto puede llegar a abandonar sus labores y responsabilidades cotidianas y genera un malestar individual, familiar o social importantes.

«Un obsesivo sufre por no tener el control y actúa en consecuencia, aunque esto implique faltar a la escuela o al trabajo por dedicar tiempo a los rituales que establece para disminuir su ansiedad», abundó.

Las personas diagnosticadas con TOC pueden ser atendidas de forma adecuada para mejorar su calidad de vida; además, se apoya a los familiares del paciente, que no comprenden que alguien pueda dedicar tiempo a los rituales que realiza para controlar su temor, en detrimento de la convivencia con los seres queridos, destacó.

«Se le enseña al paciente a permitir ciertas discrepancias entre sus ideas y lo que sucede en su entorno. Si piensa que debe lavarse las manos, se le brindan herramientas para que antes aminore la conducta, a fin de posibilitar un cambio en su comportamiento y en sus pensamientos», explicó.

Gracias a este tratamiento para la ansiedad y el TOC, los pacientes pueden combinar el uso de fármacos, indicados y dosificados por especialistas, con una terapéutica psicológica en la cual el paciente aprende a manejar de otra forma cuestiones de lo cotidiano.

Si este artículo te ha interesado puedes compartirlo con tus amigos de Twitter o Facebook. Además, si lo deseas, puedes dejarnos un comentario o duda al respecto.