Saltar al contenido

Tratamiento ataques de pánico

Última actualización el 5 julio, 2022

El tratamiento para ataques de pánico es efectivo siempre y cuano el paciente además de tomar la medicación indicada por el especialista también recurra frecuentemente a sesiones de terapia que lo ayuden a comprender y a enfrentar los síntomas para así poder aprender a controlarlos.
 

Los tratamientos actuales suelen consistir en terapias de tipo psicológico que nos ayudan a comprender que hay muchas personas que sufren lo mismo, que es una condición muy común, que no nos estamos volviendo locos, que no nos vamos a morir por esto. Se trata de lograr una reestructuración cognitiva, es decir, de cambiar la forma de pensar del paciente.

Una vez el paciente se sienta más positivo, optimista y realista ante su problema, el terapeúta le ayudará a identificar el «gatillo» que suele provocar sus ataques de pánico. Esto puede ser un pensamiento, una cierta situación, una cierta actividad o algo tan sútil como un pequeño cambio en el latido del corazón. Una vez que el paciente identifique qué, en su caso, actua como gatillo o detonante de un ataque, puede aprender a controlar las síntomas que vienen después.

La última fase del tratamiento suele centrarse en ayudar al paciente realizar aquellas actividades que evite por miedo a que le provoquen un ataque de pánico. Se trata de hacerle ver primero, que en realidad no siente miedo ante estas actividades en sí ( conducir, entrar en sitios con mucha gente, beber café, subir en un avión, hablar en público…..). En realidad tiene miedo a sufrir un ataque de pánico mientras las realice. Luego aprende que las síntomas de ansiedad que puede sentir al realizar estas actividades no tienen por qué convertirse en un ataque de pánico y que pueden ser controlados por el propio paciente. La terapia ayuda al paciente poco a poco a recobrar su confianza, a controlar las síntomas y a perder el miedo de sufrir un ataque y , como consecuencia, a realizar las actividades que antes evitaba con total normalidad. Suelen ser tratamientos muy graduales (nunca de golpe o forzados) que permitan al paciente recobrar paulatinamente la confianza en si mismo y perder las fobias adquiridas.

Durante el tratamiento de ataques de pánico el paciente transita por varias etapas  hasta que finalmente debe enfrentarse a las situaciones que le producen temor y evita por miedo a sufrir un ataque de pánico mientras las realiza. El tratamiento suele realizarse de forma paulatina de manera que el paciente recupere gradualmente la confianza en sí mismo y logre perder las fobias que ha adquirido.