Saltar al contenido

Tratamiento para la depresión desde la comprensión

Última actualización el 24 octubre, 2019

Convivir con la depresión presenta obstáculos no solamente para la persona que la sufre, sino también para su entorno. Es difícil comprender los procesos internos que conducen al transtorno, y por lo tanto es aún más difícil ayudar con el tratamiento para la depresión. En el artículo que te presentamos a continuación encontrarás los últimos avances en el estudio de este trastorno, cada vez más común,  que pueden ayudar a comprender su naturaleza, tanto al paciente como a su entorno, para así afrontar el tratamiento para la depresión desde el apoyo y la comprensión.

No existe la depresión endógena

Por lo tanto, como lo indica Beck, la manera más sofisticada de considerar la depresión es reconociendo que los fenómenos psicológicos (como la depresión) y bioquímicos son sólo diferentes caras de la misma moneda; dependiendo de las unidades de observación y de las técnicas que se estén usando.

Sin embargo, es crucial tener en consideración que siempre que hay un proceso psicológico, al mismo tiempo hay un proceso bioquímico que lo acompaña. Entonces, de acuerdo con Beck, si hay un proceso psicológico anormal -como la depresión-, podemos decir que el proceso bioquímico también es anormal. En consecuencia, seria un simplismo presumir que la bioquímica causa el trastorno psicológico y viceversa.

Lo señalado anteriormente queda bien ejemplificado con las investigaciones de Seligman, quien demostró que, después de un shock inevitable, los animales permanecían inmóviles y no hacían nada para evitar nuevos estímulos nocivos, de los cuales ellos podían escapar.

Este fenómeno se denomina «desamparo aprendido», que desde un punto de vista psicológico, puede ser llamado depresión; y desde un punto de vista biológico se le denominaría «deplesión» (baja de niveles de las catecolaminas). De este comentario se desprende, por lo tanto, que la conducta del animal no puede ser explicada por una causa única, ya sea la biológica o la psicológica.

De lo recién señalado podemos concluir que no es útil ni práctico seguir hablando de la depresión endógena. Y por este motivo la clasificación psiquiátrica norteamericana no la incluyó más en su nosología. En ella se distingue el episodio depresivo mayor, la melancolía y la depresión bipolar.

El nuevo sistema de clasificación de los trastornos mentales es meramente descriptivo: define la depresión por los síntomas que presenta la persona, es decir por lo que hace, lo que piensa o lo que siente. Esto tiene la gran ventaja de que, a nivel de especialistas, es muy fácil ponerse de acuerdo, pues solamente tienen que cumplirse los criterios. Y, por último, también permite definirla en mucho mejor forma.

Caracteristicas o signos de la depresión (Diagnóstico Descriptivo)

Volveremos a repetir los signos de la depresión .

Los síntomas o signos de la depresión se focalizan en cuatro áreas básicas: conductual, afectiva, cognitiva y neurovegetativa.

  1. La persona depresiva pierde el interés en casi todas las actividades usuales, y en las que antes le ocasionaban placer.
  2. Prefiere estar triste, desesperanzada, desanimada. A menudo recurre a expresiones como: «me siento dentro de un hoyo», «creo que toqué fondo».
  3. Hay trastornos del apetito, generalmente por disminución del mismo, junto con una pérdida significativa del peso. Otras personas muestran un aumento del apetito o de la ingestión de alimentos -aunque no haya apetito- y también del peso. En el caso de los niños, tienden a dejar de comer, estancándose en su proceso de crecimiento.
  4. Son comunes los trastornos del sueño: dificultades para quedarse dormido, sueño interrumpido, demasiado sueño (hipersomnia).
  5. El aspecto psicomotor sufre alteraciones: la persona puede sufrir episodios de agitación, incapacidad para permanecer tranquila, estallidos de queja o de gritos. En el otro extremo, hay lentificación psicomotora, que se traduce en un hablar muy pausado y en movimientos corporales lentos. Y en los niños se observa una importante disminución de la actividad.

Esperamos que esta explicación tan completa a la par que sencilla pueda ofrecer herramientas para todos los involucrados en los tratamientos para la depresión. Es importante que la persona que sufre este tipo de transtorno tenga información fiable y completa, que sepa qué le está pasando. Igualmente es importante que el entorno pueda prestar el máximo apoyo, y para ello se debe empezar por comprender la naturaleza del transtorno. No duden en divulgar este documento, puesto que la comprensión es el primer paso para proporcionar la ayuda necesaria.

Coméntamos si este artículo te ha servido de ayuda.