Saltar al contenido

Tratamiento psicológico para trastorno de pánico

Última actualización el 24 octubre, 2019

El trastorno de pánico no es algo ajeno para ningún ser humano ya que posiblemente en algún punto de nuestra vida hemos experimentado pánico, yendo desde el pánico como sensación hasta un ataque severo de pánico. Lo que llamamos angustia de pánico es en realidad una forma de ansiedad patológica, cuya manifestación son las crisis o ataques de pánico frecuentes. Esta preocupación que se presenta en el trastorno de pánico genera cambios en la conducta normal de la persona que se ve afectada, quien intenta en lo posible evitar aquellas situaciones o en otros casos lugares que asocia con mayores probabilidades de tener nuevos episodios.Es posible disminuir la incidencia y la frecuencia de la mano de un buen tratamiento psicológico.

TRATAMIENTOS ESPECIFICOS DEL PÁNICO Y LA AGORAFOBIA

Psicológicos

Hoy en día, según los estudios realizados, existen dos tipos de intervenciones particularmente eficaces:

a)Terapia cognitivo-conductual
b)Exposición en vivo y la autoexposición en vivo (componente básico)

La terapia cognitivo-conductual suele incluir:

-Información al paciente sobre la naturaleza de la ansiedad en general y del pánico en particular: mecanismos básicos, funcionalidad y disfuncionalidad, explicación sobre los síntomas y su alcance, relaciones entre pensamiento, emoción y acción.

Identificación y neutralización del procedimientos contraproducentes, utilizados por el paciente para regular su problema, pero que, en realidad, contribuyen, no a la solución, sino al mantenimiento del problema. Para más información sobre estos procedimientos puede consultarse el apartado Ir de mal en peor del menú de la izquierda.

Técnicas de respiración: la respiración controlada puede ser útil para reducir la sobreactivación psicológica y para, prevenir o controlar la hiperventilación en los casos en que se de hiperventilación o que presentan dolor u opresión en el pecho al tender a respirar toracicamente.

Técnicas cognitivas: reestructuración de creencias distorsionadas e interpretaciones catastróficas, control pensamientos automáticos, regulación de expectativas que se auto-cumplen, etc.

Entrenamiento en aserción: facilita la expresión adecuada y la aceptación de las emociones.

Técnicas de inervación vagal: esta técnica junto con la respiración controlada y la relajación se ha mostrado útil en pacientes con trastorno de pánico.

Técnicas de relajación: se ha mostrado de utilidad conjuntamente con la Exposición en vivo.

Intención paradójica: consiste normalmente en la prescripción del síntoma, normalmente con la finalidad de desactivar algún mecanismo que lo sostiene. Parece eficaz pero no se ha mostrado si aumenta o no los efectos de la exposición.

Exposición interoceptiva: Exposición a sensaciones temidas para facilitar la habituación, el control de los síntomas y la pérdida del miedo al miedo. Es más aceptada por los pacientes con una alta ansiedad en la exposición.

Retroalimentación y reforzamiento social. La retroalimentación ofrecida por el terapeuta parece ser un factor muy importante en la exposición en vivo. Menos importante pero útil, es el reforzamiento dado por el terapeuta.

La colaboración del compañero: este puede ofrecer ayuda, apoyo y aliento al cliente en la aplicación del programa de intervención a parte de desarrollar una mayor comprensión del problema e involucración.

Materieles de autoayuda como complemento de la terapia.

Varios estudios indican que la terapia cognitivo-conductual tiene una mejor relación coste-beneficio en comparación con la terapia farmacológica. Aún así, existen casos en que es conveniente la combinación en etapas iniciales de la terapia cognitivo-conductual y la farmacológica.

La crisis o ataque de pánico es un período discreto de intenso miedo, en el cual se desarrollan cuatro o más síntomas como sudoración, temblor, escalofríos, mareo y naúseas, alcanzando su máxima intensidad en un plazo de hasta diez minutos. Por lo tanto, es posible disminuir estos síntomas si se trata con el adecuado procedimiento psicológico. Si tienes algo que desees compartir con nostros, puedes hacerlo aquí o seguirnos en Facebook y Twitter.